TURISMO RELIGIOSO - Visit Quito
Catedral Metropolitana

Ecuador es un país que refleja su fe profunda en cada esquina, a través de expresiones culturales muy arraigadas y un arte dedicado a lo divino, realmente asombroso.

Quito, es quizás el lugar que mejor representa el espíritu religioso del país. Hay fabulosas e impresionantes procesiones, rituales y varias docenas de iglesias, que, en cada una de ellas, se conservan obras majestuosas del arte colonial, dignas de conocer.  

Artesanos, velas y Niños Dioses

Caminar por el centro histórico es una de las pruebas de la religiosidad de los quiteños. Existen una serie de tiendas con iconos del Niño Dios, cada uno vestido de una manera distinta. Una de las tiendas más conocidas es el Manto Sagrado, en la Rocafuerte y García Moreno en donde están vitrales con Niños Dioses con atuendos de policía, vaquero, cocinero, entre muchos otros.

También están las tiendas de velas, se pueden comprar para procesiones y decoradas para diferentes ocasiones. En la calle Flores, está la tienda Luz de América, una de las más antiguas.

Finalmente, existen tiendas de restauraciones y policromado, en donde no sólo se arregla esculturas e iconos religiosos, sino, que también con depurada técnica artística se cubre cicatrices y manchas de la piel de piezas que puedan tener esos daños por el paso del tiempo.

Rituales dentro y fuera de la ciudad 

La Semana Santa en Quito es la temporada más importante en cuanto a eventos religiosos, capaces de incitar la fascinación de locales y extranjeros. Inicia con una fabulosa serie de conciertos de música clásica medieval y barroca, el Festival de Música Sacra, durante el cual distintos ensambles de distintos lugares, llegan a Quito a presentarse en los hitos históricos de nuestra ciudad, incluyendo la fabulosa iglesia de La Compañía y la Plaza San Francisco. Esto marca el inicio de la Semana Santa. 

SEMANA SANTA

Empieza con la procesión del Domingo de Ramos, que reúne a cientos de quiteños que llegan a La Catedral con hatos de distintas hierbas. El Martes Santo, en Puéllaro, una localidad cercana a la ciudad, se realiza una procesión nocturna con velas por el pueblo. El Miércoles Santo se realiza un antiguo ritual que se realiza en muy pocas ciudades, llamado: el Arrastre de Caudas,en la Catedral. El Jueves Santo se celebra y recuerda en la Catedral cuando Jesús lavo los pies a sus apóstoles, para celebrar la Procesión del Silencio, que recorre en la noche las distintas iglesias del Centro Histórico.

El Viernes Santo es la cúspide de las celebraciones, con la procesión del Jesús del Gran Poder, en la cual miles de penitentes vestidos de morado y otros con pesadas cruces de madera recorren la ciudad hasta el Centro Histórico. La procesión empieza a las 12h00 am y termina antes de las 17h00 pm. 

Quito es una ciudad profundamente católica y otra de las fechas importantes esta el 2 de noviembre, cuando se reúnen las familias en los distintos cementerios, donde, con “guaguas de pan” y “colada morada” se recuerda a los seres que han partido a mejor vida, con comida al frente de las tumbas.

Iglesias

Visitar las iglesias es, la manera más evidente de hacer turismo “religioso”. Hay muchas, y son templos llenos de belleza e historia que hace que sea muy difícil escoger cual no visitar.  

Arte religioso

La importancia de la religiosidad precolombina en Quito hizo que los españoles colmaran de iglesias al Centro Histórico al conquistar la ciudad. Cada una de estas iglesias fueron artífices de una nueva cultura, y sobre todo, de un nuevo arte, el cual fue dominado por lo que llamamos la Escuela Quiteña. El más fino ejemplo de arte barroco de toda América. Varios grandes artesanos y artistas nativos forjaron esta reputación, entre los cuales podemos nombrar a los reconocidos Miguel de Santiago, Bernardo Legarda, Manuel Chili “Caspicara”, el Padre Carlos, Manuel Sarmiento, Goríbar… como algunos de los principales y talentosos exponentes de la creación de las admirables obras arquitectónicas que decoran el interior de cada templo.       

Sitios que no puedes dejar de visitar:

La espectacular mampara a la entrada de la Iglesia de Sagrario, una hermosa obra de Bernardo de Legarda

Los fabulosos óleos del pintor Víctor Mideros en los altos de la Iglesia de La Merced.

La cúpula celestial de La Compañía,

El coro de la Iglesia de San Francisco. La Virgen Alada del atrio (y varias otras versiones en el Museo Pedro Gocial)

Los hermosos portales de la Iglesia de San Agustín, El Sagrario y el Carmen Bajo.

Las obras de Caspicara y Legarda en La Catedral

Los museos de Miguel de Santiago (San Agustín), Fray Pedro Gocial (San Francisco) y Fray Pedro Bedón (Santo Domingo).

Vida de claustro

Un tesoro escondido

Levantado de las cenizas de la conquista española, los claustros de Quito son un mundo religioso atrapado dentro de una ciudad amurallada, una burbuja impenetrable en la que el pasado sigue vivo. Las monjas aún residen dentro, aisladas del tiempo y la historia, protegiendo tradiciones que datan de la Europa medieval.

Tornos

Los habitantes todavía visitan los tornos de claustro, confían en sus curas y disfrutan de delicias hechas por las monjas con recetas de tiempos coloniales.

Museos

Los tesoros de arte colonial, algunos donados por familias de monjas iniciadas, otros ofrecidos a los claustros de otras órdenes religiosas, se exhiben ahora en los museos de claustro de Carmen Alto y Santa Catalina de Siena.

Sabiduría

Las monjas elaboran delicias únicas, como limón caramelizado o vinos de frutas cultivadas en el huerto del claustro. También son buscadas por sus panaceas para curar de todo, desde una simple tos hasta la temida depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *