Vuelta al Quilotoa - Visit Quito

Descansa en el pintoresco pueblo de Pujilí; recorre el camino a ocultas montañas y descubre el arte de Tigua y la laguna turquesa del cráter del Quilotoa, es una de las visitas más populares, que inicia a tan sólo una hora y media de Quito.

La ya conocida internacionalmente “Vuelta al Quilotoa” es una extensión inevitable para muchos viajeros con rumbo a la zona de Cotopaxi. La ruta comienza en Latacunga, la capital provincial, que goza de la reputación de ser el segundo “centro Histórico mejor conservado” después de Quito, con hermosos jardines, plazas, una o dos mansiones coloniales. Uno de los platos tradicionales son las chugchucaras de cerdo, una estampa gastronómica de la zona.

Rumbo al oeste, se llega a la ciudad de Pujilí, donde debes detenerte para admirar su hermosa iglesia principal. Durante las fiestas de Corpus Christi a mediados de junio, se celebra el solsticio con un ritual único en el que “danzantes” marchan por la ciudad con un pesado cabezal de un metro de altura adornado con espejos y otros objetos… es el ejemplo de la arraigada cultura nativa. A medida que te diriges al páramo pasas por Tigua, famosa en todo el Ecuador por las pinturas naif producidas por sus habitantes de coloridas representaciones en piel de oveja de momentos de la “vida andina”. Zumbahua es una parada interesante en tu camino a Quilotoa, si llegas un sábado, puedes visitar la feria de mercado local que es visitada por los habitantes de las colinas cercanas donde venden sus productos y artesanías.

Finalmente, llegas al Quilotoa, un impresionante cráter andino con una laguna de color turquesa. Hay paseos a caballo para disfrutar de la zona, así como una caminata hacia el cráter. Hay lugares modestos para quedarte la noche (especialmente en el pueblo cercano de Chugchilán).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *