BODA QUITEÑA.

“Al pie del balcón florido, te canto esta serenata, yo quiero ser su marido, porque esta pasión me mata”

El amor en Quito se vive de manera distinta, en sus calles, plazas y balcones se puede sentir el aroma de los geranios de los jardines quiteños, y  en cada uno de sus espacios patrimoniales, sus paredes cuentan historias de amor que invitan comprometerse y casarse en espacios únicos, como iglesias cubiertas de oro, capillas antiguas repletas de leyendas, o teatros que se han conservado para poder brindar a las parejas de hoy, la experiencia de realizar su boda quiteña, tal como se la celebraba siglos atrás.

Vive una boda única, donde el novio puede lucir como todo un chulla quiteño, poeta, cantante, guitarrista y serenatero y la novia, podrá vivir la experiencia de ser una quiteña bonita, con su vestimenta característica y su encanto sinigual, belleza que engalana los balcones del centro histórico,  mujer firme, segura, valiente e inteligente, que representa las cualidades de quienes nacieron en la Carita de Dios, combinado con elementos como el abanico, en señal de coqueteo amoroso y la sombrilla llena de flores ecuatorianas de gran diversidad y cromática, que embellece y enamora a cualquiera, sin dejar atrás el profesionalismo y amabilidad que nos caracteriza a los quiteños quienes estamos a la vanguardia para que usted pueda disfrutar de su evento único y perfecto en la joya del Corazón del Centro del Mundo.

Así Quito, ciudad romántica por excelencia, llena de historias, que nos envuelve con su luna por el oriente y sus noches estrelladas, es el escenario  ideal para celebrar su matrimonio,  caminar de la mano de esa persona especial, disfrutando de la presencia de templos monumentales, lugares históricos repletos de arte; que presentan un estilo andino, gótico y neoclásico, con decoración naturalista de gusto muy refinado.

Imagine su boda llena de romance en íconos patrimoniales tan nobles como el Teatro Sucre, donde se han realizado las mejores obras de arte y música desde el año 1886, complementándose con su hermosa arquitectura y no se diga su escenario espectacular cuyo telón es todo un lujo con un valor incalculable, brindándonos una experiencia única digna de encontrar solo en el centro del mundo. 

La Carita de Dios tiene una gran influencia europea, lo que le dá un romanticismo dotado de hermosura la cual crea el escenario perfecto con un ambiente sentimental único, para realizar tu boda quiteña..