Barrios Tradicionales

Barrios Tradicionales

Son nuestra casa, nuestra identidad y una forma de contar como vivimos y sentimos. ¡Visítanos! 

Tenemos el Centro Histórico mejor conservado de Latinoamérica. Quito fue la primera ciudad en ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Aquí puedes apreciar la arquitectura colonial, arte, comida ecuatoriana y tradiciones de nuestra encantadora ciudad, en donde a cada paso hay una historia.

SAN JUAN

El barrio tradicional de San Juan es considerado como uno de los miradores emblemáticos de la ciudad, por tal razón lleva el nombre de “Balcón Quiteño”.

Conocido desde tiempos ancestrales por sus templos de adoración en honor a la luna “Huanacauri”, desde las calles García Moreno y Matovelle, iniciaba el “Chaquiñán” que conectaba con los templos del sol ubicado en el “Yavirac”  (Panecillo), y para borrar las creencias paganas en la mente de los aborígenes, se levantaron siete cruces a lo largo de su trayecto denominándose la “Calle de las Siete Cruces”.

A inicios del siglo XX, la ciudad de Quito empieza a expandir sus límites hacia el norte, por la loma de San Juan, asentándose diferentes caseríos a través de las décadas hasta llegar en lo que conocemos actualmente.

La gastronomía es un factor característico del barrio que llama a locales y foráneos a visitarlo. Entre sus delicias se encuentran:

  • Los motes de San Juan. Entre las calles Nicaragua y Río frío se encuentra el establecimiento de la señora Carmen Chasi, quien heredó de su abuela la preparación de este plato tradicional, manteniendo la cocción en leña del maíz para darle el sabor característico. El mote viene acompañado de fritada, tostado y aguacate.
  • Las quesadillas de San Juan. Al frente del Centro de Arte Contemporáneo, en la calle Deificio Torres, varias generaciones han mantenido la receta tradicional de esta delicia quiteña. Este postre conserva su sabor característico ya que al realizarlo en horno de ladrillo y su tiempo de cocción permite darle el sabor especial. Los ingredientes para la preparación es harina, agua y huevo para la masa, acompañada de un relleno de queso, huevos, azúcar y almidón de achira (producto que le da el toque característico y particular).

Aquí se encuentran sitios emblemáticos de que resaltan el atractivo turístico del barrio, entre los que se encuentran:

  • Centro de Arte Contemporáneo. Esta edificación data de los años 1900 y a través del tiempo varias han sido sus funciones como: sanatorio, cuartel militar, Antiguo Hospital Militar y como domicilio familiar. Después de un trabajo en conjunto entre vecinos del barrio de San Juan, Comité Permanente Pro Defensa del Antiguo Hospital Militar y el Municipio de Quito, el 10 de agosto de 2009 se inaugura el Centro de Arte Contemporáneo, como un espacio del arte y la cultura.
  • Iglesia Basílica del Voto Nacional. Templo de descomunal tamaño de estilo neogótico, que rompe con la armonía de las iglesias y capillas coloniales. La iglesia está consagrada al Corazón de Jesús. Su interior se caracteriza por sus arcos ojivales, bóvedas de crucería y planta de tres naves. En el exterior figuran animales de la fauna ecuatoriana.
  • Monasterio de San Juan de Agustinas de la Encarnación. En este estratégico espacio se estableció la recoleta de San Juan Bautista de la Orden Agustina hasta 1877, año que pasa a posesión de la orden de clausura de las monjas agustinas de la Encarnación.

Bibliografía:

http://biblioteca.clacso.edu.ar/Ecuador/ciudad/20180108043256/unda.pdf | https://www.goraymi.com/es-ec/pichincha/quito/gestores-gastronomicos/motes-san-juan-a3yfj5y9r | https://lahora.com.ec/noticia/1102021513/quesadillas-de-san-juan-el-sabor-de-la-tradicin | Iglesias y Conventos de Quito Antiguo. Corporación Metropolitana de Turismo 2006.

SAN MARCOS

Barrio tradicional del Centro Histórico donde el arte y la cultura se concatenan plenamente con la vida cotidiana de los vecinos. A lo largo de la calle Junín, como eje principal, tiendas de víveres, zapaterías, sastrerías, museos, galerías, farmacias, restaurantes y hoteles denotan la riqueza cultural de los moradores.

Adentrarse en sus calles es acercarse a los talleres artesanales, oficios propios de un espacio que conserva su vida de barrio, con quienes se puede compartir sus conocimientos, prácticas y los secretos de su oficio.

Su arquitectura tanto colonial como republicana denota la riqueza urbanística con la que el barrio cuenta. A lo largo del siglo XVIII y XIX, este barrio mantuvo su dinámica comercial, pero también fue residencia de artesanos, pintores y músicos. A partir de 1950 hasta 1960, San Marcos, recibió a nuevos vecinos, ya que muchos de los anteriores, consecuencia del proceso migratorio de la época, se establecieron al norte de la ciudad o en el exterior. Desde 1990, el Municipio de Quito intervino el barrio con varias obras de rescate arquitectónico y con la readecuación de algunos de sus espacios. También se ha llevado a cabo un proceso de recuperación de sus fachadas.

Entre sus atractivos más destacados podemos mencionar:

  • Monasterio de Santa Catalina. Construido de acuerdo al proyecto para los monasterios de clausura en el siglo XVII y reconstruido a finales del siglo XIX. Cuenta con un museo monástico conformado con obras de gran valor artístico e iconográfico. Para los creyentes, rezar en la “banca de los milagros”, les permite obtener la gracia de la fertilidad y de curación de enfermedades. Indudable es el recetario monacal que se puede adquirir a través del torno: pasteles, galletas, vinos, entre otros productos.
  • Museo Manuela Sáenz. Casa con estilo colonial conserva objetos de la “Libertadora del Libertador”, así como cuadros y esculturas de valiosa riqueza.
  • Hotel Boutique Casa San Marcos. Para las personas que deseen descansar en un ambiente cargado de arte y cultura.
  • Museo de Arquitectura. Tiene como encargo difundir, documentar y conservar la arquitectura urbanística del Ecuador.
  • Illa Experience Hotel. Ofrece a los visitantes experiencias que lo harán sentirse más cercano a la cultura local quiteña.
  • Muñoz Mariño Museo y Galerías. Espacio cultural que muestra la vida del maestro Oswaldo Muñoz Mariño.
  • Iglesia de San Marcos. Presenta una sola nave, con un retablo principal bajo el modelo barroco.
  • En los alrededores de la plaza un surtido taller de taracea, complementa la lista de espacios tradicionales que rescatan el arte en madera.
  • Una gran variedad de restaurantes y cafeterías con un menú local, nacional e internacional, complementan la oferta gastronómica del barrio.

Bibliografía:

https://www.elcomercio.com/actualidad/quito/san-marcos-destino-cultural-centro.html | https://www.iberiaplusmagazine.iberia.com/articulos/2017/7/arte-quito/

SAN ROQUE

San Roque es uno de los barrios más tradicionales, ubicado en el Centro Histórico de Quito,  fundado en 1599, es uno de los más antiguos de la ciudad, ha sido cuna de personajes y leyendas, entre sus calles y casas se forjó la quiteñidad. Está rodeado por las calles Cuenca, Rocafuerte, la plaza de San Francisco, la avenida 24 de Mayo, su ubicación está relativamente cerca a las faldas del Panecillo, alberga iglesias y grandes mercados populares como los de San Francisco y San Roque, los clérigos afirman que la mayoría de las Parroquias de Quito adoptaron el nombre de un santo con el fin de buscar protección divina.

Es el espacio donde se reúnen una infinidad de personajes como practicantes de la medicina ancestral, vendedores de fruta, de especias, fabricantes de dulces entre otros, además podrá visitar lugares como La Casa del Alabado, un museo de arte preincaico muy recomendado si tiene gusto por la Historia y Arqueología. A lo largo de la calle Rocafuerte se podrán apreciar varios espacios de interés turístico como, la iglesia y convento de Santa Clara que en temporadas especiales se abre al público para dar a conocer su riqueza cultural, también se puede adquirir regularmente a través del torno, los productos monásticos que realizan las Madres Clarisas, como ornamentos, galletas, pan y vino de frutas. Siguiendo el recorrido su sentido del olfato se agudizará al  cruzarse con tiendas llenas de hierbas y especias como el aroma de las hojas de guayusa, Jamaica que son excelente para tomarlas en infusión.

Respire profundamente… ahora continuemos cuesta arriba, llegamos a la iglesia de San Roque fundada en 1596, en su interior acoge el cuadro de la Virgen de la Borradora,  cuya presencia infunde respeto en el barrio, cruzando la calle está el  Mercado de San Francisco construido en 1893 constituye el primer mercado de la ciudad, muchos quiteños vienen a este lugar a hacer sus compras y a deleitarse de algún plato típico, aquí los vendedores portan uniformes y mantienen sus espacios muy limpios, los letreros de cada local son trilingües español, inglés y quichua ya que muchos de los compradores y vendedores son indígenas.  Puede encontrar una amplia gama de frutas de todas las regiones del país como naranjas, naranjillas, cocos, que  son muy apetecidos para ingerirlos en jugos, además podrá degustar de la famosa “chicha de jora” bebida hecha a base del grano de maíz. Al final del Mercado se puede ver una hilera de puestos donde se ofrecen “limpias”, que según las creencias indígenas se las debe aplicar cuando existe la presencia de malas energías, esta actividad la llevan a cabo los curanderos utilizando las bondades de varias hierbas dulces y amargas, saliendo del lugar puede descender hasta la calle Chimborazo hasta llegar a la Simón Bolívar y llegará a las Colaciones de la Cruz Verde, su propietario el señor Luis Banda utiliza una gran paila de bronce que cuelga desde el techo, se tuesta el maní y azúcar para preparar las famosas colaciones.

MAMA CUCHARA

Es un barrio cargado de tradiciones, arte y cultura. Es un lugar muy tranquilo donde el paso del tiempo es pausado. En Quito tenemos muchos balcones y desde aquí se obtiene una privilegiada vista al complejo Cumandá y la preciosa Capilla de los Milagros.

Cada espacio tiene algo que contar, por donde estés en Quito siempre alguien te podrá relatar una entretenida historia de lo que somos.

LA RONDA

La Ronda es uno de los barrios tradicionales de la ciudad y uno de los más visitados en el Centro Histórico de Quito debido a su arquitectura, durante el día y ubicados a lo largo de la estrecha calle Morales se pueden encontrar talleres artesanales del proyecto Manos en La Ronda que ofrecen sus productos a turistas nacionales y extranjeros. En esta colorida calle se encuentran también tiendas que ofrecen diferentes tipos de artesanías así como restaurantes, cafeterías y un hotel colonial.  La arquitectura de casas, con sus balcones muy cerca uno de otro, las diferentes historias que pueden ser contadas en este barrio y los juegos tradicionales de antaño que se encuentran en la calle hacen que sea un lugar atractivo para la visita de turistas. Aquí te contamos algunas de los atractivos que te esperan en La Ronda:

Chez Tiff

Una tienda que rinde tributo al fabuloso chocolate ecuatoriano donde se puede disfrutar de pasteles y otros postres hechos del mejor chocolate artesanal. Son parte de la tendencia Farms to Bars. (Casa 989)

 Api Real

La miel, en todas sus versiones: productos con un enfoque natural, sostenible y de alta calidad, entre sus productos puedes encontrar: jabones, champús, bálsamos, propóleo natural entre otros. (Casa 925)

Hojalatería Silva

Una variedad de objetos hechos de hojalata se pueden encontrar en la tienda de Humberto Silva. Es uno de los pocos hojalateros que quedan en Quito.  Artículos icónicos: cocinetas y hornos de juguete y equipos de jardinería. (Casa 925)

Zabalartes

Gerardo Zabala puede hacer un juguete de madera en frente tuyo en cuestión de minutos. Su preferido: el trompo encuentra además más diseños de juguetes que vas a querer llevarte contigo. (Casa 925)

Humacatama

Si estás buscando una tienda de sombreros este es el lugar, una sombrerería tradicional que ha existido desde 1920 con una variedad de modelos para todos los gustos.  (Casa 925)

Talleres de los oficios de la Escuela Quiteña

Talleres artesanales que guardan las técnicas  y secretos utilizados en la Escuela Quiteña (Siglo XVI)

Orfebrería Campos

Taller donde se trabaja artísticamente metales como el oro, plata, bronce con diseños coloniales de la Escuela Quiteña. (Casa 989)

Forja Artística

Oficio que trabaja el hierro calentado y modelado por golpes del martillo para la elaboración de rejas, faroles, candelabros, etc. (Casa 989)

Taraceado en madera

Proceso mediante el cual se trabaja la madera, incrustando en ella diferentes elementos y creando diferentes modelos de bargueños o secreteros, cofres, cajas y baúles. (Casa 989)

Juegos Tradicionales

Parte importante del proyecto de Manos en La Ronda es la exposición de los “juegos tradicionales” de los quiteños,  ideal para las visitas con niños (Casa 925 y 989)

¡Y no olvides probar las gigantes empanadas de viento!

Barrios Modernos

Barrios Modernos

Desde 1900 los linderos de Quito se extendieron para dar la bienvenida a una ciudad contemporánea con diversas zonas comerciales y de vivienda. Quito, está establecido en lo que eran haciendas, inmensos lugares con bosques que dieron la bienvenida a una ciudad llena de contrastes, rodeada de montañas y en la Latitud Cero.

LA MARISCAL

Hasta mediados del siglo XIX el sector se encontraba fuera del límite urbano de Quito, siendo nada más un conjunto de tierras dedicadas a la agricultura y pastoreo sin relevancia aparente para urbanizarlas.

Hacia 1890 la familia Jijón Larrea compró un lote de terreno a la comunidad indígena de Santa Clara de San Millán para construir una quinta de fin de semana. Dicha propiedad trazó el camino que posteriormente siguieron las familias capitalinas más acaudaladas que buscaron salir del centro de Quito, y dirigirse hacia un sector más tranquilo y con mejores posibilidades de planificación.

El General Eloy Alfaro contrató en 1895 al ingeniero estadounidense Archer Harman para que continuara la construcción del ferrocarril que uniera Guayaquil con Quito. De igual forma estuvo encargado de dotar de una mejor infraestructura de servicios para la ciudad, por lo que creó la empresa Anglo-French, a la cual se entregaron estos terrenos de propiedad estatal para iniciar la lotización.

En 1918 se diseñó este barrio tomando la idea de la «ciudad jardín», al estilo inglés que en 1922 pasó a llamarse Ciudadela Mariscal Antonio José de Sucre. En 1914 los hermanos Mantilla construyeron el Hipódromo Nacional en la Avenida Colón y así empezó a organizarse esta zona con palacetes y chalets.

Entre 1937 a 1945 llegaron cerca de 3 mil Judíos huyendo del holocausto, muchos de los cuales siguieron su camino hacia otros puntos de América y otros se asentaron en Quito, en la recientemente creada Ciudadela Simón Bolívar, proyectada por la Caja de Pensiones. Por este motivo y como homenaje a la resistencia del pueblo Checo se construyó la Plaza Lídece, en honor a la ciudad homónima. Posteriormente se le cambió el nombre a la Plaza Quinde y finalmente Plaza Foch.

El sector “La Mariscal” ubicado en la parroquia Eugenio Espejo del Distrito Metropolitano de Quito de la provincia de Pichincha, es uno de los sectores más desarrollados y abarca el mayor número de las actividades financieras y comerciales de la ciudad.

Para los años sesenta aún primaba el uso residencial, pero a finales de esta década, comienzan nuevos cambios por la introducción de actividades económicas especialmente comerciales, se genera un fenómeno de plurinacionalidad del sector lo que es profundizado en la década de los setenta, ya que se instala en la Av. Amazonas uno de los primeros supermercados de la ciudad llamado “La Favorita”, lo que da origen al carácter comercial que lo identificará en años posteriores.

Desde los ochenta estos cambios se vuelven más evidentes por el impulso del turismo y con esto cambia los objetivos de sus propietarios, que inicialmente fue de vivienda para convertirse poco a poco en un centro comercial y turístico de la ciudad.

Este proceso implicó la satisfacción de nuevas demandas de sus usuarios, pues alberga a oficinistas, burócratas, artistas, comerciantes, estudiantes, negocios de alimentación, comenzando una alta proliferación tanto de grandes como pequeños restaurantes, negocios orientados a brindar servicio de alimentación, recreación y socialización a todos los usuarios.

Fuente de investigación:/Fabián Amores/MEDIARTE

IÑAQUITO / LA CAROLINA

La Carolina es uno de los pulmones verdes que posee la ciudad de Quito. Es el lugar idóneo para los turistas amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre. El parque de más de 600 mil metros cuadrados de terreno, divididos en siete grandes áreas para todos los integrantes de la familia y la oferta de realizar diferentes tipos de actividades de esparcimiento y ocio. Posee centros comerciales y la zona financiera de la ciudad, este creciente barrio también ha sido espacio para atractivas cafeterías, excelentes panaderías y buenos restaurantes… además es un espacio para el desarrollo social de jóvenes adolescentes por varios centros comerciales y salas de cines que estos poseen.

Cuando se trata de elegir dónde quedarse en Quito esta zona luce tentadora por su ubicación, se puede llegar en menos de 15 minutos a la zona centro y los valles de la ciudad.

Sus atractivos turísticos más importantes son:

  • El Jardín Botánico de la Ciudad
  • El parque Náutico
  • El Museo de Ciencias Naturales
  • El Parque La Carolina: en este, se encuentra el monumento La Cruz del Papa, lugar donde el Santo Juan Pablo II ofició una misa en 1985.

En la zona encontrarás con facilidad pequeños negocios que sirven platos locales, y en las adyacencias de La Carolina se ubican decenas de cafeterías y restaurantes con mayor diversidad de menús. En barrio Iñaquito al que pertenece La Carolina, confluyen las torres financieras de las multinacionales más relevantes de Quito y sedes de nueve embajadas, entre ellas la de México, Bélgica y China.

Es un lugar que ofrece al viajero opciones para ir de compras: tiene a su disposición un centro de exposiciones, dos mercados con venta de comida y seis centros comerciales con tiendas de las marcas más exclusivas.

Trasladarse a la zona es sencillo. El visitante puede usar el metro de Quito, que dispone de la estación La Carolina o el Trolebús que también incluye una parada en el sector. Es común por este sector la circulación de taxis y transportes colectivos, anímate a conocer una de las zonas modernas de Quito!

GUÁPULO

Guápulo posee dos sitios de especial relevancia, el mirador, que está a pocos metros de la Av. González Suárez en el sector comercial de la ciudad e iniciando el descenso hacia el sector, es un sitio donde muchos capitalinos y turistas se detienen para disfrutar la espectacular vista que se tiene del Valle de Tumbaco que se extiende sin parar hacia la cordillera oriental, que en días despejados nos deja ver a sus majestuosos nevados y picos montañosos.

Acorde a su estilo y antigüedad, Guápulo posee una de las iglesias más importantes de Quito, data del S. XVI y es el primer Santuario Mariano instituido en el Ecuador en  1620.

La Iglesia de Guápulo es una de los templos más codiciados para la realización de matrimonios y bautizos, por lo que desde hace muchos años, los fines de semana la afluencia de visitantes al santuario se incrementa notablemente.

Dentro de esta iglesia custodiada por los frailes franciscanos, se venera a la Virgen de Guadalupe de Guápulo, cuya imagen original es del S. XVI, de la autoría del escultor español Diego de Robles.

Guápulo es uno de aquellos tantos sitios de Quito, que no debes dejar de visitar.

LA FLORESTA

La Floresta es un barrio tradicional del centro norte de Quito, fue uno de los primeros en desarrollarse fuera del centro colonial de la ciudad. Su nombre, sus hermosos techos de teja, las residencias ajardinadas que aún sobreviven, sugieren una zona residencial rodeada de naturaleza y tranquilidad es uno de los barrios más dinámicos de la ciudad moderna.

En sí, el barrio se presta para caminar. Los residentes no tienen mayor necesidad de aventurarse a otros sectores de la ciudad en cuanto a necesidades básicas, pues casi todo se encuentra a la mano. Con los años, La Floresta ha atraído a artistas, escritores, músicos, lo que ha dado mucho carácter al sector especialmente los murales que adornan el espacio público. Mucho de lo que se ve es independiente, lo cual hace de caminar por sus calles una agradable aventura, entre tiendas alternativas y especializadas, cafeterías singulares y otros negocios de tendencia… no dejes de recorrerlo!

La Floresta es el barrio culinario por excelencia:

Para quienes no viven en el barrio, La Floresta es la zona donde “sale a comer” la mejor comida nacional e internacional, una variedad infinita de precios desde restaurantes costosos y elegantes como también para algo de paso o para llevar.

Entre sus atractivos turísticos tenemos:

  • Centro Cultural Trude-Sojka (Toledo y Coruña)

Es lo más parecido a un museo del holocausto en Quito, ubicado en una hermosa residencia de mediados del siglo pasado, donde se exhibe la sensible obra de la migrante judía Trude Sojka.

  • Ochoymedio (Valladolid y Vizcaya)

Esta es la sala de proyecciones de cine arte de Quito… para la cartelera, obras culturales, festivales de forma independiente, nacionales e internacionales.

  • Casa Toledo (Toledo, entre Coruña y Zaldumbide)

Una gran casa teatral con salas para ver obras de teatro y lo que quizás representa el más reciente impulso para las artes escénicas del país y un excelente pretexto para poder disfrutar del arte como los quiteños.

A pesar del tiempo, el sector mantiene su esencia tradicional, puesto que en sus alrededores existe un sinnúmero de comercios como tiendas, zapaterías, sastrerías, panaderías, etc. Así mismo, los vecinos aún se conocen unos a otros, especialmente los que han vivido en el sector más de 50 años.

Desde el siglo pasado ha ido acumulando residentes ilustres del mundo del arte, la música y la cultura de Quito y sus hermosas casas bajas de estilo neo-clásico son parte importante del patrimonio de la ciudad.

ITCHIMBÍA

El Barrio ocupa las laderas de la loma del Itchimbía, situada en el límite oriental del Centro Histórico de Quito. Tiene una extensión de 54 hectáreas y está rodeado de barrios tradicionales como El Dorado, La Tola y San Blas. Es un mirador único que ofrece una vista de Quito y su entorno.

Los conquistadores la utilizaron como uno de sus campos de cacería y entrenamiento lúdico militar, quizás contrarrestando la función sagrada que, tanto los Incas como sus predecesores Quitu-Caras, habían dado a esta alargada colina, por la cual el Dios Sol se asomaba resplandeciente cada día.

El Itchimbía es un observatorio y centro de la sabiduría andina; conocida como “la botica de Quito”, por sus hierbas medicinales. Se convirtió en una hacienda hasta mediados del siglo XX. La Casa de hacienda Piedrahita fue sede de la primera estación comercial de TV de Quito, del Canal 6. 

Las haciendas Piedrahíta, Girón, Verde Cruz, El Bosque, entre otras, fueron los espacios verdes que luego se lotizaron para dar cabida a los nacientes barrios del inicio del centro-norte de la capital, a inicios del siglo XX; entre ellos, El Dorado. En aquella época nacía la idea de un Quito moderno, pues el hacinamiento y espacio en el Centro Histórico hizo que varias familias decidieran mudarse a sectores aledaños al parque de La Alameda, a El Ejido y a La Mariscal. De manera paralela, se pusieron en auge el neoclasicismo característico del urbanismo español, francés y estadounidense, por lo que las viviendas de las personas adineradas que emigraron del centro en aquellos días fueron hermosos palacetes con amplios jardines.

Como todo barrio tradicional de Quito está lleno de leyendas y cuentos de seres extraños que merodeaban en sus quebradas y era el terror de los niños y los bohemios de este barrio.

Según cuentan los antiguos moradores de este Barrio tradicional, que en la parte oriental de la “Loma” existían unos túneles que atravesaban toda la montaña y conectaban con el río Machangara y que en estos túneles vivía la “Bruja del Itchimbia”, una mujer que bestia unos trajes negros zarrapastrosos llenos de tierra y mugre, esta misteriosa mujer que cuando los moradores del barrio se atrevían a seguirla para ver quién mismo era, ella desaparecía entre estos túneles secretos. La Bruja del Itchimbia era muy temida por los niños del barrio ya que según las leyendas populares de la zona, esta enigmática mujer se llevaba a los niños que se quedaban jugando hasta muy tarde en las quebradas del barrio y no obedecían a sus padres, esta fue la excusa para tener a los niños bien comportados.

BREVE PLANIFICADOR

Si tienes una mañana:

Si tienes un día:

Si tienes dos o tres días: